15 Feb

¿Qué es el branding?

En nuestro vocabulario se han normalizado algunos anglicismos que han pasado a formar parte de nuestras vidas. Uno de ellos es el término branding, pero ¿sabemos a qué se refiere realmente?

¿Qué es el branding?

El branding es el proceso de creación de una marca, mediante la administración de todos los elementos vinculados de forma directa o indirecta al nombre o símbolo que la representa y que influyen directamente en el valor de la misma.

¿Qué es una marca?

Una marca es una identificación comercial que proyecta unos valores determinados.  Toda marca está directamente influida por la manera en que la gente la percibe y los impactos que genera. En tu negocio, la imagen de tu marca es fundamental, porque es lo que te define.

Branding corporativo

Las marcas no sólo pertenecen al mundo empresarial. Están en todas partes: asociaciones, instituciones, la marca personal… Todos elaboramos, en mayor o menor medida, nuestra propia marca. Pero hoy vamos a centrarnos en la imagen de marca del branding corporativo.

Cualquier negocio personal o empresarial necesita una marca que represente sus productos o servicios. Es algo a lo que mucha gente resta importancia, cuando debería ser el centro de su estrategia. Tu marca representa los valores de tu negocio e influye directamente en cómo te va a percibir la gente. Una imagen de marca descuidada o poco profesional, puede hacerte perder ventas sin que tu target llegue incluso a interactuar contigo.

¿Cuál es el proceso del branding corporativo?

Diferenciarse en un mercado tan globalizado es complicado. Por eso es importante trabajar el branding corporativo para hacernos un hueco en nuestro nicho de mercado. Para ello, no necesitas ser una gran empresa, ni siquiera una empresa. Cualquiera que ofrezca al público productos y/o servicios puede desarrollar una imagen de marca ayudado de un profesional.

  • Briefing: realizaremos un briefing que analice el sector, competencia, situación y objetivos a conseguir. Estableceremos los valores de marca que queremos destacar: cercanía, profesionalidad, elegancia, sencillez, sobriedad, desenfado, juventud… Todo basado en lo que queremos transmitir dirigiéndolo a un target concreto.
  • Naming: Se trata del proceso de creación de un nombre para la marca. Es importante:
    • Que sea memorable
    • Que sea legible y de fácil pronunciación
    • Que sea original y único
    • Que tengamos en cuenta a quién nos dirigimos
    • Que sea creíble
    • Que sea flexible y duradero
    • Que sea registrable
    • Que no tenga connotaciones negativas
  • Desarrollo de Identidad corporativa: Una vez tenemos el nombre de la marca, tenemos que desarrollar su identidad visual y física. Aquí, construiremos su personalidad, reforzaremos su espíritu y valores e implantaremos estrategias. Definiremos los objetivos y estrategias y, a raíz de ello, desarrollaremos el diseño del logotipo, papelería corporativa, señalética, rotulación, diseño de página web, y todos los elementos que requiera nuestra marca. Lo acompañaremos de un manual de identidad visual o manual corporativo en el que detallamos los términos en que se ha realizado el diseño (colores, tipografías, estructura, simbología, etc.) y cómo aplicarlo a distintos soportes y medios. De esta manera, establecemos unas normas para que todo uso de nuestra marca siga unas directrices dentro de unos valores estéticos concretos, siguiendo siempre la misma línea de diseño.
  • Posicionamiento de marca: El posicionamiento se basa en la elaboración de una estrategia para conseguir que nuestra marca ocupe un lugar distintivo en relación a la competencia. El objetivo es lograr una emoción positiva por parte del público hacia nuestra marca, posicionándola en su mente por encima de nuestros competidores. Para un buen resultado, debemos posicionar uno o dos atributos que sean nuestro fuerte (antigüedad, experiencia…), subrayar qué beneficios ofrecemos (calidad, precio, rapidez…), comparar nuestras ventajas con nuestros competidores y centrarnos en una categoría, uso o aplicación determinada, acotando el mercado.
  • Lealtad de marca: Es el vínculo desarrollado entre cliente y marca, por el que genera una relación de confianza por la que el cliente adquiere repetidamente nuestro producto o servicio y se convierte en embajador de la marca frente a otros consumidores. Esta lealtad se crea a través de estrategias de fidelización. Para llegar a este punto, el cliente pasa por cuatro fases, que son: DESCONOCIMIENTO > RECONOCIMIENTO > REFERENCIA > LEALTAD.
  • Arquitectura de marca: Es la estructura empresarial que define los roles y jerarquías entre las marcas de una empresa o un grupo empresarial. De esta manera, transmiten un sentido de orden y organización al conjunto. Una empresa que tiene varias marcas (como Coca Cola o Nestlé) puede, a través de la arquitectura de marca, organizar las estrategias de branding para cada una de ellas, identificar las jerarquías, optimizar los costes, evitar conflictos conceptuales y descubrir nuevas oportunidades de marca.

Como podemos ver, el branding es un proceso complejo y muy completo pero muy necesario para el desarrollo de una marca. Se puede aplicar tanto a marcas corporativas como marcas personales, de las que hablaremos más adelante.

Si estás pensando en ofrecer un producto o servicio y tienes duda de cómo enfocar la creación de tu marca, nosotros te ayudamos con el desarrollo del branding para optimizar tu proyecto, tanto online como offline. ¿Tienes una idea? Nosotros le damos forma. Puedes contactarnos aquí.

Una marca no es un producto, es la fuente del producto, su significado y su dirección, definen su identidad en el tiempo y el espacio. Jean-Noel Kapferer

 

Artículos que pueden interesarte:

1 Jun

Teoría del color aplicada al diseño (parte II)

Como comentábamos en nuestro último post, la psicología del color se basa en componentes emocionales y culturales. Vamos a ver qué simbolismo cromático tienen los principales colores para el sector del diseño gráfico, branding o marketing en nuestra cultura:

EL ROJO

Es un color altamente estimulante, lo que provoca sensaciones asociadas a la subida de adrenalina como huida, lucha, pasión y excitación. Según el brillo y saturación que utilicemos y cómo lo combinemos con otros colores puede resultar muy masculino o muy femenino, que evoque más acción o más misterio. Hay numerosas marcas que tienen como base este color: Coca-Cola, YouTube, Vodafone, Levi’s, Canon, Pinterest…

AZUL

Estadísticamente, el color más apreciado y utilizado por las marcas corporativas por su poder de generar una sensación de calma, seguridad, confianza y protección. También puede tener otros significados como honestidad y racionalidad. Su asociación con el mar y el cielo produce una sensación de solidez y dependencia. Es un color muy versátil según las tonalidades que utilicemos. En el entorno empresarial suele combinarse con el gris o el negro para dar una imagen más profesional. Un azul demasiado oscuro puede fatigar y un azul más celeste se asocia más a la espiritualidad y la justicia. Es utilizado en marcas como Facebook, Samsung, Ford…

BLANCO

La primera sensación que ofrece el blanco siempre es la pureza. Como vimos en el anterior post, es la suma de todos los demás colores. Se relaciona también con la inocencia, bondad, seguridad, salud, paz y elegancia. Es sencillo y fresco, estático y poderoso. Transmite sinceridad y orden. Es uno de los favoritos del minimalismo por su limpieza y luminosidad. En el diseño gráfico se usa mucho para logotipos en versión negativa, sobre todo en negro. Suelen usar este estilo marcas como el Banco Santander, Milka, Hugo Boss o Diesel, entre otras.

GRIS

Extremadamente neutro, puede percibirse como falta de compromiso por sí solo. Se asocia sobre todo a la tecnología, metalurgia y sector del automóvil, al no ser muy emocional. Sugiere precisión, competencia, control y sofisticación. No tiene carácter ni género. Puede ser aburrido y triste, pero en sectores como el marketing o el diseño gráfico puede sugerir madurez, fiabilidad y seguridad. En combinación con otros colores es muy útil para generar contraste. Muchas marcas utilizan una versión más brillante o próxima al plateado para evocar elegancia, experiencia y/o lujo, como Swarovski, Apple, Nissan, Mercedes o Jaguar, por ejemplo.

AMARILLO

Asociado con el sol y la calidez, el amarillo estimula la felicidad, el buen humor, la alegría, la iluminación, pero también se puede asociar en el sector gráfico al peligro o falta de seriedad. Es un color primario que estimula la inteligencia y creatividad. En el marketing, se asocia a productos de alta gama y lujo en su versión más brillante, cercana al dorado. También se asocia en publicidad a felicidad, verano, diversión, juventud o energía. Tiene la virtud de avivar otros colores. Lo vemos en marcas como Ferrari, Prosegur, McDonald’s, Schweppes, Bic o Lois.

NARANJA

El naranja despierta sensaciones asociadas a sus colores ‘madre’ como la excitación del rojo y la vitalidad del amarillo. Es abierto, atrevido y fresco, pero también puede transmitir irresponsabilidad. El naranja brillante es saludable, divertido, cómodo, fuerte (a veces incluso agresivo), cálido y juvenil. Según se hace más neutro nos recuerda más al otoño o al anochecer. Suele funcionar bien en contraste con colores más fríos o en marcas con un target infantil o juvenil y en el sector deportivo. También sirve para transmitir coraje y energía. Lo vemos en marcas como Nickelodeon, Orange, Fanta, ING, Euskaltel o Firefox.

VERDE

El verde es uno de los colores más relajantes del espectro al estar asociado a la naturaleza, el crecimiento y la fertilidad. Cuanto más intenso, más joven y enérgico. En tonos profundos sugieren más fiabilidad. Los tonos neutros evocan la tierra. Pero hay que tener cuidado ya que, en ciertos contextos y tonos muy claros, se puede asociar con enfermedad o decadencia. Hereda, como el naranja, algunas características del azul y amarillo que lo forman. Es relajante, pero también positivo. Transmite serenidad, bienestar y tranquilidad. Funciona muy bien en combinación con otros colores para equilibrar o para añadir un componente emocional ecológico. Prima en sectores como el alimenticio o el cosmético, pero está presente en todos en mayor o menor medida. Es el color de marcas como Greenpeace, Herbalife, Starbucks, Android, Movistar o XBOX, entre otras.

MAGENTA

El color magenta es uno de los colores primarios del sistema CMYK. Junto con el cian y el amarillo pueden obtenerse los secundarios azul, rojo y verde y, de ahí, el resto de colores. Se compone de las longitudes de onda del rojo y el violeta. Es uno de los colores más espirituales y se asocia a la bondad, ayuda, compasión, creatividad e independencia. No se recomienda un uso excesivo por su fuerza, pero sí nos ayudará contra la tristeza subiendo nuestra autoestima. En el marketing y diseño se usa para fomentar el entusiasmo, la fuerza y la vitalidad. Al asociarse al rosa tendía a usarse enfocado a un target femenino, pero esas tendencias están cambiando. Lo utilizan marcas como Instagram, UPYD o T-Mobile.

VIOLETA

Suele percibirse como evocador o misterioso. Se asocia a la fe, la bondad y la espiritualidad. El violeta intenso se acerca a la muerte, mientras que el pálido es soñador, nostálgico. Es un color muy enérgico y el favorito de mucha gente. El tono ciruela tiene a lo mágico. Es un color eficaz para concentrarnos y desarrollar nuestra creatividad. Lo utilizan marcas como YAHOO!, Hallmark, Benq Lakers o Milka, por ejemplo.

MARRÓN

La asociación del marrón con la madera y la tierra potencia la comodidad y la seguridad. La solidez del color lo hace atemporal y sus cualidades son la fuerza, lo natural, lo acogedor, la confianza, la robustez, el intenso trabajo y la defensa. Es fiable y durable. En un mal uso puede generar sensación de suciedad, tristeza o desmotivación. Se dice del estimula el apetito, por ello se usa sobre todo en sector alimenticio y restaurantes, en combinación con otros colores. En tonos suaves, combina bien con dorados para una sensación de lujo y, en tonos más fuertes, con naranjas para evocar modernidad. Lo usan marcas como UPS, M&Ms, Nespresso o Conguitos.

NEGRO

Por último, y no menos importante, el color negro. Un color extremo, el más intenso del espectro visible. No avanza ni retrocede en el espacio. Su misterio sugiere lo formal y exclusivo, autoridad, dignidad y superioridad. Como valores negativos, tiene la asociación con la muerte, el miedo o el luto en ciertas culturas. Como positivos, la profundidad, la elegancia, la fortaleza y el prestigio. En el sector del diseño gráfico y el marketing, sus aplicaciones son muy amplias. Si se usa en exceso puede provocar distancia e intimidación con el target. En pequeños detalles, sencillez y tranquilidad. Como color principal significa silencio, poder, elegancia. En combinación con otros colores, resalta las cualidades negativas del otro. Se recomienda usarlo con colores cálidos y brillantes. Lo usan multitud de marcas, sobre todo del sector textil, como Zara, Chanel, Adidas, Puma, Nike, Sony, Estrella Galicia, etc.

Esperamos que os haya resultado interesante. Como veis, un color puede tener significados muy diferentes según el uso que le des o cómo lo combines. Por ello, en el sector del diseño gráfico y el marketing hacemos un análisis del sector y los valores de la marca para escoger los colores más adecuados, su brillo, saturación, posibles combinaciones, que funcione en diferentes dispositivos y plataformas, positivo y negativo, etc. Y lo más importante, un completo manual de uso de marca para explicar al cliente el porqué de cada decisión y los usos y no usos que se le puede dar a la marca.

El color es el lugar donde nuestro cerebro y el universo se encuentran. Maurice Merleau-Ponty.

 


Fuentes: Tipografía para diseñadores, de Timothy Samara | significadodelcolor.com

18 May

Santander presenta su nueva marca gráfica

Tras un trayecto marcado por erratas, plagios y muchas polémicas, Santander presenta su nueva imagen corporativa.

El diseño de marca gráfica de la capital de Cantabria ha sido realizado, a través de concurso, por la agencia valenciana Gimeno Gráfic, con un presupuesto de 37.755€ de los que la agencia de diseño se lleva 16.000€ y el resto ha sido utilizado por la empresa Proyecta para un estudio de mercado entre los habitantes de la ciudad, con el fin de conocer su opinión sobre qué representa a la ciudad y cómo la sienten. A estos gastos habría que sumar los invertidos en el concurso anterior, bastante mayores que los actuales.

Según se ha indicado en la presentación de la nueva imagen gráfica de Santander, el diseño representa el color azul de la bahía, el blanco que representa la pureza del aire, el verde de los prados y el amarillo de las playas, añadiendo la palabra ciudad para diferenciarla del Banco Santander.

El responsable del equipo de diseño, Pepe Gimeno, es autor de símbolos turísticos como la palmera de la Comunidad Valenciana o la marca gráfica de la presidencia española de la Unión Europea.

En los próximos días, podremos ir viendo por la ciudad el desarrollo de la nueva imagen de Santander en autobuses, marquesinas y demás elementos publicitarios.

Y a vosotros, ¿qué os parece?

 

imagen_corporativa_santander

Fuente e imágenes: El Diario Montañés