15 Feb

¿Qué es el branding?

En nuestro vocabulario se han normalizado algunos anglicismos que han pasado a formar parte de nuestras vidas. Uno de ellos es el término branding, pero ¿sabemos a qué se refiere realmente?

¿Qué es el branding?

El branding es el proceso de creación de una marca, mediante la administración de todos los elementos vinculados de forma directa o indirecta al nombre o símbolo que la representa y que influyen directamente en el valor de la misma.

¿Qué es una marca?

Una marca es una identificación comercial que proyecta unos valores determinados.  Toda marca está directamente influida por la manera en que la gente la percibe y los impactos que genera. En tu negocio, la imagen de tu marca es fundamental, porque es lo que te define.

Branding corporativo

Las marcas no sólo pertenecen al mundo empresarial. Están en todas partes: asociaciones, instituciones, la marca personal… Todos elaboramos, en mayor o menor medida, nuestra propia marca. Pero hoy vamos a centrarnos en la imagen de marca del branding corporativo.

Cualquier negocio personal o empresarial necesita una marca que represente sus productos o servicios. Es algo a lo que mucha gente resta importancia, cuando debería ser el centro de su estrategia. Tu marca representa los valores de tu negocio e influye directamente en cómo te va a percibir la gente. Una imagen de marca descuidada o poco profesional, puede hacerte perder ventas sin que tu target llegue incluso a interactuar contigo.

¿Cuál es el proceso del branding corporativo?

Diferenciarse en un mercado tan globalizado es complicado. Por eso es importante trabajar el branding corporativo para hacernos un hueco en nuestro nicho de mercado. Para ello, no necesitas ser una gran empresa, ni siquiera una empresa. Cualquiera que ofrezca al público productos y/o servicios puede desarrollar una imagen de marca ayudado de un profesional.

  • Briefing: realizaremos un briefing que analice el sector, competencia, situación y objetivos a conseguir. Estableceremos los valores de marca que queremos destacar: cercanía, profesionalidad, elegancia, sencillez, sobriedad, desenfado, juventud… Todo basado en lo que queremos transmitir dirigiéndolo a un target concreto.
  • Naming: Se trata del proceso de creación de un nombre para la marca. Es importante:
    • Que sea memorable
    • Que sea legible y de fácil pronunciación
    • Que sea original y único
    • Que tengamos en cuenta a quién nos dirigimos
    • Que sea creíble
    • Que sea flexible y duradero
    • Que sea registrable
    • Que no tenga connotaciones negativas
  • Desarrollo de Identidad corporativa: Una vez tenemos el nombre de la marca, tenemos que desarrollar su identidad visual y física. Aquí, construiremos su personalidad, reforzaremos su espíritu y valores e implantaremos estrategias. Definiremos los objetivos y estrategias y, a raíz de ello, desarrollaremos el diseño del logotipo, papelería corporativa, señalética, rotulación, diseño de página web, y todos los elementos que requiera nuestra marca. Lo acompañaremos de un manual de identidad visual o manual corporativo en el que detallamos los términos en que se ha realizado el diseño (colores, tipografías, estructura, simbología, etc.) y cómo aplicarlo a distintos soportes y medios. De esta manera, establecemos unas normas para que todo uso de nuestra marca siga unas directrices dentro de unos valores estéticos concretos, siguiendo siempre la misma línea de diseño.
  • Posicionamiento de marca: El posicionamiento se basa en la elaboración de una estrategia para conseguir que nuestra marca ocupe un lugar distintivo en relación a la competencia. El objetivo es lograr una emoción positiva por parte del público hacia nuestra marca, posicionándola en su mente por encima de nuestros competidores. Para un buen resultado, debemos posicionar uno o dos atributos que sean nuestro fuerte (antigüedad, experiencia…), subrayar qué beneficios ofrecemos (calidad, precio, rapidez…), comparar nuestras ventajas con nuestros competidores y centrarnos en una categoría, uso o aplicación determinada, acotando el mercado.
  • Lealtad de marca: Es el vínculo desarrollado entre cliente y marca, por el que genera una relación de confianza por la que el cliente adquiere repetidamente nuestro producto o servicio y se convierte en embajador de la marca frente a otros consumidores. Esta lealtad se crea a través de estrategias de fidelización. Para llegar a este punto, el cliente pasa por cuatro fases, que son: DESCONOCIMIENTO > RECONOCIMIENTO > REFERENCIA > LEALTAD.
  • Arquitectura de marca: Es la estructura empresarial que define los roles y jerarquías entre las marcas de una empresa o un grupo empresarial. De esta manera, transmiten un sentido de orden y organización al conjunto. Una empresa que tiene varias marcas (como Coca Cola o Nestlé) puede, a través de la arquitectura de marca, organizar las estrategias de branding para cada una de ellas, identificar las jerarquías, optimizar los costes, evitar conflictos conceptuales y descubrir nuevas oportunidades de marca.

Como podemos ver, el branding es un proceso complejo y muy completo pero muy necesario para el desarrollo de una marca. Se puede aplicar tanto a marcas corporativas como marcas personales, de las que hablaremos más adelante.

Si estás pensando en ofrecer un producto o servicio y tienes duda de cómo enfocar la creación de tu marca, nosotros te ayudamos con el desarrollo del branding para optimizar tu proyecto, tanto online como offline. ¿Tienes una idea? Nosotros le damos forma. Puedes contactarnos aquí.

Una marca no es un producto, es la fuente del producto, su significado y su dirección, definen su identidad en el tiempo y el espacio. Jean-Noel Kapferer

 

Artículos que pueden interesarte:

6 Abr

¿Qué es un briefing, para qué sirve y cómo lo redacto?

En cualquier campaña de comunicación o planificación de imagen de marca, siempre se ha de partir de un briefing detallado en el que se basará nuestra estrategia creativa.

Un briefing es un “documento escrito mediante el cual el anunciante ofrece un cuadro exhaustivo y coherente de la situación comercial, señala los objetivos de comunicación y define las competencias de la agencia”. (Association of National Advertisers)

No tiene porqué ser un documento extenso, pero sí aclarar varios conceptos clave:

  • ¿Quiénes somos?: Describimos nuestro producto o servicio, su historia y trayectoria. Repasamos sus fortalezas, debilidades y los valores que queremos transmitir.
  • ¿Qué queremos y por qué?: Partiendo de una necesidad inicial que expondremos (pocas ventas, lanzamiento de nueva marca, fidelización, posicionamiento…), explicamos qué queremos conseguir con nuestro plan de comunicación, determinando los objetivos del diseño o campaña y los KPIs para evaluarla.
  • ¿A quién nos dirigimos?: Analizamos nuestro target o público objetivo para establecer nuestro nicho de mercado y realizar una segmentación lo más fiel posible.
  • ¿Qué queremos decir y cómo queremos decirlo?: Explicamos de la manera más clara posible de cómo se nos percibe y cómo queremos que nos perciban en el mercado. Centraremos nuestro mensaje en una idea sobre en qué destaca nuestra marca o servicio respecto a su competencia y decidiremos el tono y estilo que tendrá nuestra campaña de comunicación o desarrollo de marca.
  • Timing: Marcaremos los tiempos para el desarrollo del proyecto y las fases del mismo.
  • Presupuesto: Indicaremos el presupuesto con el que contamos para que se pueda desarrollar una campaña lo más ajustada posible al mismo y saber con qué apoyo contamos para las acciones.

Para el desarrollo del briefing deberemos ser claros y concisos y es crucial que exista buena comunicación entre cliente y agencia para que se pueda sacar el máximo provecho a la campaña.

Una vez entregado el brief, la agencia se encarga de elaborar su propuesta de acuerdo a todos los puntos. En dicha propuesta, se incluirá un plan detallado de la campaña, con todas las acciones a seguir, indicadores de éxito, tiempos de ejecución y costes totales.

Un brief se puede utilizar, tanto para el diseño de un logo o desarrollo de una identidad corporativa, como para una campaña de publicidad o estrategia de marketing online/offline.

Lo que tenemos que tener en cuenta es que, en ese documento, está el alma de una marca, producto o servicio. Algo que tenemos que respetar, mantener y proyectar de la mejor forma que sepamos sin perder su esencia.

3 Abr

¿Qué hace un diseñador gráfico?

Se suele decir que ni los padres de un diseñador gráfico saben exactamente qué hace, aparte de “cosas con el ordenador”. El sector del diseño gráfico es muy amplio y abarca numerosas disciplinas. Os exponemos algunas de las principales:

  • DISEÑO DE IDENTIDADES: Se trata de crear, a partir de un conjunto de elementos encajado de manera coherente y siguiendo unas directrices estéticas y de usabilidad, un sistema visual que se identifique con un producto, servicio u organización. La identidad se puede reflejar en diferentes soportes como tarjetas, textil, fachadas, etc. Podemos dividirlo entre identidad corporativa e identidad de marca. El primer tipo está pensado para empresas y negocios, y el segundo para contacto directo con consumidores.
  • CREACIÓN DE MARCAS ‘BRANDING’: Principalmente asociada a productos y servicios de consumo, tiene por objetivo crear una percepción general sobre un producto, servicio u organización en la mente del consumidor a través de varios medios. Por ello, se trabaja desde la colaboración con otras disciplinas como investigadores, guionistas, publicistas, decoradores… para posicionar y transmitir los valores y ventajas del producto. Un diseño cuidado, una buena iluminación, fotografía, etc. Todo forma parte de la estrategia de creación de marca.
  • DISEÑO COLATERAL: Es la disciplina más variada y activa, que se basa en la comunicación con los consumidores a través de folletos, flyers, manuales, catálogos, revistas corporativas o informes. Ofrece infinitas posibilidades, formatos, enfoques, materiales…
  • DISEÑO AMBIENTAL: Es el diseño en un entorno específico, como puede ser un aeropuerto, cine, teatro, estación, etc. El diseño ambiental enriquece el modo en que se experimenta el espacio. La estética de la señalización, el diseño de exteriores, el grafismo, materiales o texturas interactuando con el entorno.
  • ICONOGRAFÍA: Se crean iconos para interfaces, dispositivos portátiles, manuales, paneles, señalización, meteorología, etc. Es complicado diseñar un sistema cohesionado a través de la iconografía, mucha información con el mínimo de elementos visuales. Es crucial la escalabilidad y adaptabilidad a diferentes soportes. Otro popular ejemplo son los Juegos Olímpicos.
  • DISEÑO DE INFORMACIÓN: Hay una disciplina específica para la presentación de información compleja como estadísticas, resultados de investigaciones, mapas de información, etc. Ayudan a la compresión de datos a través de infografías, ilustraciones, gráficos, fotografías y demás elementos visuales utilizando contextos editoriales como elemento de apoyo. Internet ofrece, en este caso, la ventaja de la bidireccionalidad con el usuario, haciéndole participar.
  • DISEÑO EDITORIAL: El trabajo del diseñador editorial consiste en compaginar y dar ritmo a revistas, periódicos o libros a lo largo de sus páginas, colaborando con ilustradores, fotógrafos, editores, escritores, etc. En los periódicos y revistas se crean maquetas únicas regidas por cuadrículas y con unos plazos de entrega cortos. En el caso de los libros, los plazos suelen alargarse. Se desarrolla una jerarquía visual con elementos gráficos llamativos para guiar al lector, manteniendo su atención. La parte estética se va adaptando a los tiempos.
  • DISEÑO DE CARTELES: El diseño de cartelería es un trabajo codiciado por la repercusión social que conlleva. Ya sean carteles de conciertos, películas, acontecimientos, productos o políticos, tienen enorme impacto y son un instrumento muy útil para informar, provocar o llamar a la acción. Incluso hay exposiciones de cartelería en famosos museos.
  • PACKAGING: El diseño de embalaje, más conocido como packaging, es una disciplina directamente dirigida al consumidor. Está presente en nuestra vida cotidiana, desde los botes de champú, bricks de leche, botellas de agua, o cualquier objeto listo para el consumo. Sirve para unificar familias de productos, cumpliendo ciertos requisitos legales, con un sistema visual coherente y variado en formas, tamaños, sabores, cantidades, etc. Convencer al consumidor de que elija un producto frente a otro es su misión. Un buen packaging, puede hacer que una pequeña marca o comercio se diferencie de los demás y crezca más rápidamente.
  • DISEÑO INTERACTIVO: El diseño interactivo se redefine constantemente evolucionando con Internet, aunque ya se practicaba mucho antes con el CD-ROM interactivo. La forma más habitual es la de los sitios web a través del diseño y desarrollo web. También lo vemos en las apps móviles, interfaces de cámaras, portátiles, móviles, smart TV’s, etc. El diseñador se centra en la usabilidad del diseño buscando la forma de uso más intuitiva. También en que sea responsive y se pueda adaptar a diferentes dispositivos. Es un conjunto de diseño y programación, así como de arquitectura de la información.
  • DISEÑO DE ANIMACIÓN: Un software asequible con muchos canales de salida como la web, los móviles, publicidad, vídeos musicales, cabeceras de programas de TV, videojuegos… han aumentado el interés por la animación. Una mezcla de tipografías, sonidos, efectos digitales, imágenes y narración que ofrece un papel glamuroso al diseñador.

Hemos agrupado un poco las disciplinas del diseñador gráfico, aunque hay muchas maneras de hacerlo y muchas son las posibilidades que esta profesión tiene. El diseño gráfico está presente en nuestras vidas en todo momento, en cada producto que compramos, cada libro que leemos, cada tienda por la que pasamos… Por eso nos resulta tan apasionante. ¿Y a ti?

2 Feb

Cómo crear una marca en 5 pasos

En un mundo globalizado, en el que los medios e Internet nos bombardean con publicidad constantemente, es complicado sobresalir y marcar la diferencia. Pero no es imposible.

El branding es un servicio que se encarga de crear, desarrollar y administrar una marca de manera estratégica y aportándole el preciado valor de marca.

Este valor de marca es la idea que dicha marca genera en los demás, el beneficio que aporta a sus clientes y el rendimiento que de ella se obtiene.

A continuación, os presentamos una guía básica de cómo crear una marca en 5 pasos:

  1. DESARROLLO DEL PROYECTO. Tenemos que partir de un briefing con las necesidades del cliente y la idea que quiere desarrollar con el diseño y creación de su marca.
    • ¿Cuál es tu proyecto?
    • Valores y misión
    • Territorios que queremos abarcar
    • Sector al que nos vamos a dirigir
    • Público objetivo
    • ¿Qué valores quieres transmitir?
  2. INVESTIGACIÓN Y PLAN DE ACCIÓN. Una vez conocemos el proyecto, procedemos a investigar el sector y competencia y desarrollar una estrategia.
    • Definimos el mercado existente
    • Analizamos el territorio geográfico
    • Definimos los gustos del público objetivo
    • Conocemos las políticas del mercado
    • Realizamos un análisis DAFO
  3. NAMING. Con toda la información que tenemos y conociendo los ideales de la marca, desarrollamos en la parte creativa un nombre de mercado y contratamos un dominio que reservaremos para el correo de empresa y el diseño de página web profesional. Lo más importante a la hora de escoger un nombre para nuestra marca es que sea: BREVE – DIFERENTE – MEMORABLE – FÁCIL DE PRONUNCIAR – ORIGINAL. No es necesario que aluda al sector, pero es cierto que ayuda en cuanto a posicionamiento SEO.
  4. DISEÑO DE LOGOTIPO+SLOGAN. El logotipo o anagrama de la marca, tiene que seguir una línea de diseño acorde con los valores que tratamos de transmitir. Tiene que ser legible, escalable, adaptable (imprenta, redes sociales, papelería) y original. En caso de necesitar un slogan, es importante que sea breve, pegadizo y fácil de recordar. Se entregará un manual de uso corporativo de la marca, donde veremos el desarrollo del diseño, la aplicación en diferentes formatos, y los usos y no usos de la misma.
  5. IMPLEMENTAR Y MEDIR. Ya tenemos nuestro estudio, hemos creado nuestra marca y su identidad visual. Ahora seguiremos la estrategia trazada para lanzarla al mercado con un plan de comunicación de marca adaptado a los objetivos de negocio. Para ello, realizaremos acciones marketing online/offline y posicionamiento SEO. Mediremos los resultados e iremos definiendo nuevos objetivos en torno a los resultados.