Blog

Todo lo que necesitas saber para estar al día en SEO, diseño web y diseño gráfico

¿Qué es el branding?

En nuestro vocabulario se han normalizado algunos anglicismos que han pasado a formar parte de nuestras vidas. Uno de ellos es el término branding, pero ¿sabemos a qué se refiere realmente?

¿Qué es el branding?

El branding es el proceso de creación de una marca, mediante la administración de todos los elementos vinculados de forma directa o indirecta al nombre o símbolo que la representa y que influyen directamente en el valor de la misma.

¿Qué es una marca?

Una marca es una identificación comercial que proyecta unos valores determinados.  Toda marca está directamente influida por la manera en que la gente la percibe y los impactos que genera. En tu negocio, la imagen de tu marca es fundamental, porque es lo que te define.

Branding corporativo

Las marcas no sólo pertenecen al mundo empresarial. Están en todas partes: asociaciones, instituciones, la marca personal… Todos elaboramos, en mayor o menor medida, nuestra propia marca. Pero hoy vamos a centrarnos en la imagen de marca del branding corporativo.

Cualquier negocio personal o empresarial necesita una marca que represente sus productos o servicios. Es algo a lo que mucha gente resta importancia, cuando debería ser el centro de su estrategia. Tu marca representa los valores de tu negocio e influye directamente en cómo te va a percibir la gente. Una imagen de marca descuidada o poco profesional, puede hacerte perder ventas sin que tu target llegue incluso a interactuar contigo.

¿Cuál es el proceso del branding corporativo?

Diferenciarse en un mercado tan globalizado es complicado. Por eso es importante trabajar el branding corporativo para hacernos un hueco en nuestro nicho de mercado. Para ello, no necesitas ser una gran empresa, ni siquiera una empresa. Cualquiera que ofrezca al público productos y/o servicios puede desarrollar una imagen de marca ayudado de un profesional.

  • Briefing: realizaremos un briefing que analice el sector, competencia, situación y objetivos a conseguir. Estableceremos los valores de marca que queremos destacar: cercanía, profesionalidad, elegancia, sencillez, sobriedad, desenfado, juventud… Todo basado en lo que queremos transmitir dirigiéndolo a un target concreto.
  • Naming: Se trata del proceso de creación de un nombre para la marca. Es importante:
    • Que sea memorable
    • Que sea legible y de fácil pronunciación
    • Que sea original y único
    • Que tengamos en cuenta a quién nos dirigimos
    • Que sea creíble
    • Que sea flexible y duradero
    • Que sea registrable
    • Que no tenga connotaciones negativas
  • Desarrollo de Identidad corporativa: Una vez tenemos el nombre de la marca, tenemos que desarrollar su identidad visual y física. Aquí, construiremos su personalidad, reforzaremos su espíritu y valores e implantaremos estrategias. Definiremos los objetivos y estrategias y, a raíz de ello, desarrollaremos el diseño del logotipo, papelería corporativa, señalética, rotulación, diseño de página web, y todos los elementos que requiera nuestra marca. Lo acompañaremos de un manual de identidad visual o manual corporativo en el que detallamos los términos en que se ha realizado el diseño (colores, tipografías, estructura, simbología, etc.) y cómo aplicarlo a distintos soportes y medios. De esta manera, establecemos unas normas para que todo uso de nuestra marca siga unas directrices dentro de unos valores estéticos concretos, siguiendo siempre la misma línea de diseño.
  • Posicionamiento de marca: El posicionamiento se basa en la elaboración de una estrategia para conseguir que nuestra marca ocupe un lugar distintivo en relación a la competencia. El objetivo es lograr una emoción positiva por parte del público hacia nuestra marca, posicionándola en su mente por encima de nuestros competidores. Para un buen resultado, debemos posicionar uno o dos atributos que sean nuestro fuerte (antigüedad, experiencia…), subrayar qué beneficios ofrecemos (calidad, precio, rapidez…), comparar nuestras ventajas con nuestros competidores y centrarnos en una categoría, uso o aplicación determinada, acotando el mercado.
  • Lealtad de marca: Es el vínculo desarrollado entre cliente y marca, por el que genera una relación de confianza por la que el cliente adquiere repetidamente nuestro producto o servicio y se convierte en embajador de la marca frente a otros consumidores. Esta lealtad se crea a través de estrategias de fidelización. Para llegar a este punto, el cliente pasa por cuatro fases, que son: DESCONOCIMIENTO > RECONOCIMIENTO > REFERENCIA > LEALTAD.
  • Arquitectura de marca: Es la estructura empresarial que define los roles y jerarquías entre las marcas de una empresa o un grupo empresarial. De esta manera, transmiten un sentido de orden y organización al conjunto. Una empresa que tiene varias marcas (como Coca Cola o Nestlé) puede, a través de la arquitectura de marca, organizar las estrategias de branding para cada una de ellas, identificar las jerarquías, optimizar los costes, evitar conflictos conceptuales y descubrir nuevas oportunidades de marca.

Como podemos ver, el branding es un proceso complejo y muy completo pero muy necesario para el desarrollo de una marca. Se puede aplicar tanto a marcas corporativas como marcas personales, de las que hablaremos más adelante.

Si estás pensando en ofrecer un producto o servicio y tienes duda de cómo enfocar la creación de tu marca, nosotros te ayudamos con el desarrollo del branding para optimizar tu proyecto, tanto online como offline. ¿Tienes una idea? Nosotros le damos forma. Puedes contactarnos aquí.

Una marca no es un producto, es la fuente del producto, su significado y su dirección, definen su identidad en el tiempo y el espacio. Jean-Noel Kapferer

 

Artículos que pueden interesarte:

Post your comments here

Tu correo electrónico no será publicado. Los campos obligatorios están marcados *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.