¿Cuáles son los principales métodos de impresión?

Entre el proceso creativo del diseño gráfico y el proyecto final se encuentra el amplio mundo de la impresión. Como comentábamos en nuestro post sobre los principios básicos del diseño gráfico, es imprescindible conocer el funcionamiento de cada método de impresión para escoger cuál es el que más nos conviene y preparar el arte final adecuadamente.

Método offset

Es el método de impresión más utilizado. Ofrece calidad, versatilidad y velocidad. Las impresoras offset pueden ser pequeñas de uno o dos colores al mismo tiempo (unos 46 cm de ancho) o grandes de hasta ocho colores (hasta 140 cm de ancho). En las configuraciones de color entran el CMYK, los colores planos y los barnices o revestimientos. Los archivos digitales se transfieren a planchas de metal sobre las que se imprime una imagen. Las planchas se enrollan sobre un rodillo intermediario entre los que suministran tinta y los que la transfieren al papel (mantilla).

Hay dos tipos de impresoras offset, las de hoja a hoja para impresiones de menos de 20000 unidades como libros, folletos, carteles, papelería de precisión y calidad y las rotativas, para volúmenes mayores de impresión como prensa, catálogos o revistas impresas a mayor velocidad y donde los detalles son más complicados de controlar.

Impresión tipográfica

Esta modalidad tiene su origen en China, en el siglo XI, cuando se tallaban bloques de madera y arcilla para imprimir un carácter en relieve sobre el papel. La base de este método de impresión no ha cambiado mucho, sólo la técnica ha ido evolucionando a lo largo de los siglos, pasando por las grandes hojas de madera del siglo XIX hasta las prensas de la Revolución Industrial. Actualmente, están renaciendo este método gracias a las planchas de fotopolímero que pueden reproducir archivos digitales en planchas de prensas rotativas del siglo XIX restauradas. Un regalo para la vista de los diseñadores.

Serigrafía

Método de imrpesión muy popular por su versatilidad y sólida reproducción en color. Un sistema asequible y muy vistoso que viralizó Andy Warhol y muy usado en bandas de rock y fabricantes para ediciones limitadas de camisetas, bolígrafos, cartelería… Muchos diseñadores usan planchas de serigrafía para tiradas pequeñas con posibilidad para imprimir sobre cualquier superficie como tela, papel, metal, madera, hormigón o plástico. Se consigue imprimiendo el diseño en una malla de nylon o poliéster recubierta con fotoemulsión y sometida a la luz mientras se bloquea el trabajo que se imprimirá. Se crea una plantilla para cada color que lleva el diseño y, sobre la superficie final, se aplica la tinta con la ayuda de una rasqueta, repitiendo la operación con cada color.

Grabado

El grabado es la delicatessen de los procesos de impresión. Un método de impresión más costoso, largo y especializado que se obtiene con una superficie ligeramente en relieve, con una saturación de color densa y un diseño muy definido. Se logra tallando una imagen a partir de una plancha de metal (generalmente cobre), rellenando los espacios huecos resultantes con tinta y colocando después papel encima ejerciendo presión para este absorba la tinta. Se utiliza sobre todo para tarjetas de visita o invitaciones a actos de etiqueta.

Termografía

Este método de impresión es el resultado de una superficie el relieve con un acabado brillante, similar a la del grabado. A diferencia del método anterior, no es un proceso caro ni refinado y se realiza utilizando una tinta de secado lento, recubriéndola con polvo para termografía y aplicándole calor para fundir el polvo con la tinta y hacer que la imagen sobresalga. Los pequeños detalles tipográficos suelen perderse debido al hinchado de la tinta.

Flexografía

La impresión flexográfica generalmente se usa con una máquina rotativa, usando planchas de goma o plástico con una imagen ligeramente en relieve y, en lugar de las tintas a base de aceite del offset, con tintas de base acuosa que secan más rápido. Este método de impresión, se suele utilizar para materiales poco porosos como el plástico, el Kraft o las etiquetas. Se imprime en una prensa rotativa y las planchas son de un material semiblando, donde los registros de las planchas de color y densidad no son óptimos.

Estampación en caliente

Proceso ideal para detalles sofisticados con brillo y estilo. La estampación en caliente produce un efecto delicado, lujoso y deslumbrante. Se utiliza desde los siglos I y II en manuscritos en los que se molía oro para transformarlo en un fino polvo que se extendía sobre la página para obtener un resultado brillante. Hoy en día, se crea una plancha en relieve con el diseño, se calienta y se pone sobre una prensa tipográfica, donde se coloca una hoja de papel de aluminio para que, a medida que el papel pase por la prensa, se adhiera la imagen en relieve. Este método de impresión se puede usar en diversos materiales como tela, piel, madera…

Impresión digital

Más lento pero seguro, el método de impresión digital es el método más cómodo para muchos diseñadores. A diferencia del offset, no requiere planchas. Utiliza un tóner con tinta en polvo en lugar de líquida que se coloca sobre el papel, en lugar de ser absorbida. Útil para tiradas cortas (centenares o pocos miles) a un precio asequible. La calidad ha mejorado mucho con los años, pero aún no se puede igualar a la calidad del offset ni igualar los colores PMS de forma simétrica.

Desde finales de los años 90 se han lanzado impresoras digitales más complejas y muy bien recibidas como las Xerox, Heidelberg y Hewlett-Packard con versiones que cada año superan a la anterior, mejores tiempos de respuesta y asequibles en comparación con una máquina offset.

Inyección de tinta

Método de impresión utilizado en tiradas cortas (sobre el centenar), o incluso impresiones individuales. Un método óptimo para impresión casera que produce imágenes saturadas y textos definidos en una amplia gama de papeles ideal para carteles o maquetas para presentaciones de trabajos de fotógrafos, ilustradores o pequeñas empresas y autónomos.